Capítulo 15

Los gritos no tardaron ni medio segundo en aparecer, y todos corríamos para salvar nuestras vidas. Miguel y Charlotte tomaron a los gemelos y trataron de huir, pero uno de los no-guardias los interceptó, les arrebató a los pequeñines y los lanzó, cual sacos al otro lado del salón.
-¡NO! – trate de correr en esa dirección, ¿cómo podían hacer aquella monstruosidad? ¡Eran solo unos bebes! Las lagrimas no tardaron en hacer su entrada triunfal. James me retuvo en poco mientras me abrazaba, pero al mismo tiempo empujándome para que avanzara sigilosamente rápido.

El grito de dolor de Charlotte fue ahogado por el de Luca, temía girar la cabeza y ver con lo que me encontraría, pero aun así lo hice. Isabella yacía junto al bebe, en un charco de sangre, muerta. Luca lloraba sin querer despegarse de ahí, incluso cuando mi padre trato de arrastrarlo con la poca fuerza que le quedaba.

Perdí de vista  a Anelise y su prometido, Ennia estaba cargando a Ellie en brazos, mientras ambas sollozaban y buscaban una salida en medio del mar de soldados. 
En algún momento, nuestra guardia llego al combate,supongo que por orden de Rick, pero fue un poco demasiado tarde. Miguel ya le había arrancado la espada a uno de los falsos y peleaba con uñas y dientes. Charlotte se apresuraba a llegar hasta mis hermanas, y sus pequeños. 
James siguió insistiendo en que debíamos irnos, y en ese momento, una horda de guardias verdaderos pasaron por nuestro lado, indicándonos donde estaba el refugio más cercano. Aún así no quería irme y dejar a mi familia entera ahí. 

El grito de dolor de un chico saco del estado militar a James, pues el conocía la voz del muchacho tanto como yo, y ninguno de los dos se lo pensó cuando nuestras miradas chocaron y salimos corriendo en dirección al comedor.

-¡ALEX! – Quisiera decirles quien fue el que grito, pero ni siquiera podía identificar mi voz. Uno de los falsos tenía al chico por el cuello, dejándolo morado, mientras esté trataba de quitárselo de encima.

¿Acaso esto era una pesadilla? No podía ser real tanto sufrimiento. Las piernas, la cara, mi cuerpo entero parecía estar en llamas. Mi pecho parecía salirse de mi pecho cada vez que escuchaba algún disparo, algún grito desesperado. 

A lo lejos pude ver como alguien llevaba a Ennia cual costal, mientras ella pataleaba y gritaba asustada. Corrí en esa dirección así como James lo hizo en la de su hermano, si el que tenía a Ennia era uno de los falsos, tenía que darme prisa.

Corrí esquivando cuerpos, tanto de los falsos como de los guardias del palacio, y con rabia y tristeza, de mi familia. Por un segundo perdí de vista a Ennia, pero en seguida la localice por el grito de horror que soltó. Incluso algunos de los que luchaban, se quedaron quietos al escucharlo, lo que provocó el aprovechamiento de muchos para matar a su oponente. Ente ellos a Miguel.

Estaba a punto de caerme de rodillas, si no hubiese sido por las manos que me sostuvieron, pues el cuerpo de mi hermano acababa de caer unos metros por delante de mi. James tenía los ojos empapados de lagrimas, y cuando me di vuelta, el cuerpo de Alex yacía boca arriba, a unos centímetros del de Charles. 

Un príncipe estaba blanco por falta de aire, el otro tenía una bala en el pecho. Justo en el corazón. 

Ya no me importaba llorar, necesitaba llegar a Ennia, tome una de las pistolas de uno de los caídos y se la pase a James, mientras que empuñaba una espada.
-Ve a buscar a Ellie, por favor, yo me encargo de Ennia – el asintió y me dio un pequeño beso en los labios.

Estaba tan acostumbrada a ellos que me sorprendí de no reaccionar enérgicamente. Ambos salimos en direcciones opuestas. Encontré rápidamente al atacante de mi hermana, pero no la veía a ella con el. Aun así me decidí a seguirlo, tratando de no imaginarme lo peor.

Cuando ente en el pequeño pasillo donde se encontraba, la escena que contemplo, me es la más terrorífica a pesar de todo lo que he visto en tan solo unos minutos. Y no dudo en atravesar el pecho de la escoria de hombre que es ese falso.

Me agache a tomar el pulso de mi hermana pero me encontré con nada. Tal como hizo Luca, me derrumbe y comencé a llorar, no podía tranquilizarme, ¿porque ella? Me gustaría haber estado en su lugar y que no hubiese tenido que sufrir lo que sufrió, que ella fuera la que estuviera viva, ella tenía mucho mas que vivir que yo.

Mi adoración ya no estaba conmigo y le habían quitado su inocencia antes de irse. Cerré sus ojos y acomode su ropa de la manera mas decente posible. Le di un beso en la mejilla, patee al hombre fuera de mi camino y me encamine a buscar a James.

No veía a mi padre, Luca o Charlotte, temía encontrarme a alguno de ellos en el suelo cubierto de sangre. Rogaba a las estrellas para que no pasara, ¿arrancarme de un solo tirón a toda la gente que amo?
Sin embargo mis suplicas no fueron escuchadas, pues donde yacía el cuerpo de Isabella, y su pequeño bebe, también estaba el de mi hermano Luca. Aparte rápidamente la mirada y continúe caminando, esquivando, y rasguñando a aquellos que me estaban arrancando la felicidad. 

-¡EILEEN! – El grito de James me hizo cambiar de dirección y llegar hasta a el, pasando por el cuerpo de Amy y Aiden, donde desafortunadamente se encontraba el de Charlotte con una espada en el abdomen.

Corrí más rápido hasta que lo alcance por fin. Lo abrace y abrace al pequeño cuerpo que tenía entre sus brazos, mi pequeña Ellie se había ido.

No se cuanto tiempo nos quedamos ahí. Mi niña pequeña, mi adoración, la luz de mis ojos y la reina de mis estrellas se había ido. Y no pude hacer nada para salvarla.

-¿Que… que fue lo que paso? – entre sollozos apenas y se me entendía algo, y con el rostro enterrado en el cuello de James, menos, pero aun así el comprendió lo que dije y me abrazo mas fuerte.

Respiro profundo y acaricio el cabello rubio de Elizabeth. 

Yo sabia el que él había hecho todo lo posible por salvarla, el la adoraba, igual o puede incluso más que yo, era la luz de sus ojos. Si hacia todo lo posible porque ella estuviera feliz, ¿qué no hubiera hecho por salvarle la vida?

-Estaba escondida detrás de una de las macetas, y yo no podía verla, ya sabes que es muy buena jugando a las escondidas – un fantasma de sonrisa apareció en su rostro junto con una lagrima, la quite con cuidado y lo anime a que continuará. El suspiro cansado y recostó su cabeza en la mía -Pero no desistí, así que continúes buscando, hasta que ella me llamo “J.J” en un susurro. Al principio me pareció que era una ilusión, pero luego pensé que Anelise… – su voz se quebró y se que omitió la parte en que encontró el cuerpo de su hermana – Pensé que tal vez ella le habría dicho algo, y cuando me acerque a ver si estaba ahí, no erre. Pero era demasiado tarde Eileen, si la hubiese encontrado antes, ella estaría en perfecto estado.

Señaló un pequeño cuchillo a unos metros más haya, cubierto de sangre, y cuando me fije en el pecho de Ellie, supe que había pasado y como la había perdido. 

-Cuando la encontré, estaba medio consciente aun, le hice un torniquete pero aun así no funciono, seguía saliendo sangre por todos lados, y ella ni siquiera lloraba.

 >>La sujete en mis brazos y ella me abrazo, me dijo que estaba bien, que ella iba de camino con mami y papi, que yo no me fuera, que me quedara contigo, que tu me necesitabas más – la voz se le quebró pero siguió contándome, las lagrimas no me dejaban ver y los hipidos se estaban haciendo presentes, el estaba un poco mas tranquilo, con los ojos perdidos – Al final, solo me susurro apenas aludíble “eres el mejor jugando a las princesas reinas hadas”. 

Lo abrace y nos quemas así un poco mas, hasta que uno de los guardias reales del palacio se acercó para ayudarnos a ir a la enfermería, al parecer todo había acabado, y éramos los únicos supervivientes de la familia real.

El guardia no dijo nada mas y nos encaminamos rápidamente detrás de el, aun abrazados. Pasamos un laberinto de pasillos que yo no conocía, y cuando pregunte, el guardia me dijo que era un atajo para pasar por los túneles, pues aún había unos cuantos de los nuestros verificando que todos los invasores se hubieran alejado del palacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s